Heridas emocionales de la infancia y sus máscaras

8 octubre, 2021

Para poder sanar nuestras heridas emocionales es importante tener conciencia sobre lo que debemos sanar. Conocer qué herida es la que nos causa dolor y al reconocerla, empezar a curarla, es lo que nos permitirá empezar a ser más felices y útiles para el mundo. Generalmente, las personas, tendemos a tener más de una herida, aunque nuestro cuerpo resalta primero la herida que predomina a nivel psíquico.

Cuando por algún motivo se activa una de estas lesiones, adoptamos inmediatamente una máscara, es decir, un comportamiento que en realidad no se corresponde con quiénes somos o nos comportamos de forma distinta a cómo lo haríamos en una situación normal.

Estas heridas, derivadas de la infancia, son provocadas por las personas más cercanas, generalmente los padres, de forma inconsciente, pues ni ellos son conscientes de la herida que tienen y que a su vez están transmitiendo. Es preciso señalar y entender que ellos mismos fueron objeto de esta misma dinámica en la época de su infancia, pero al no haberla entendido y modificado, automáticamente la vuelven a presentar y transmitir sin saberlo.

La máscara propone un personaje, con determinadas formas de pensar, hablar, proponer y a su vez el cuerpo presenta una forma determinada de caminar, respirar…

La máscara es la respuesta que encontró el niño en su época, para sobrevivir a la herida. Es un mecanismo de defensa, una forma de recuperar el control en una situación sufrida y extremadamente dolorosa.

Cada uno de nosotros puede tener varias máscaras, aunque generalmente una predomina sobre las demás.

A menudo la herida principal, la más profunda, es la menos visible, escondiéndose debajo de otras más evidentes y superficiales.

Herida de rechazo, su máscara es huir.

Es una persona que procura pasar desapercibida, se infravalora, se anula. Su reacción al ser rechazado, es huir. El huidizo requiere hacer las cosas muy bien para obtener reconocimiento. 

Para sanar esta herida, demuestra que tu pasado no te define y empodérate. Ponte al mando de tu vida, atrévete a asumir riesgos y toma decisiones desde tu propia seguridad. Tienes TODO para brillar, pero primero debes creerlo tu.

Herida de abandono, su máscara es la dependencia.

Tiene miedo a la soledad, hace lo posible por llamar la atención y ser amado. Aguanta por ello situaciones difíciles en vez de ponerle fin. Tienden a convertirse en víctima. Necesita la atención y presencia de otros.

Para sanar tienes que aprender a sentirte cómoda y tranquila con tu soledad. Busca esos momentos para estar contigo, para reflexionar y para encontrar la felicidad, primero sola y luego acompañada.

Herida de humillación y su máscara es el masoquismo.

Es una persona que de forma inconsciente busca el dolor y la humillación. El masoquista suele estar siempre en situaciones en las que se ocupa mucho de los demás, tanto que se olvida hasta de sí mismo.

Para sanar lo ideal es trabajar en tu independencia, libertad, prioridades y en cómo aprender a escuchar y atender tus necesidades personales. No permitas que las heridas de tu pasado limiten todo lo que tienes para dar.

Herida de traición y su máscara es querer tener el control.

Desarrolla esta conducta para ser fiel y responsable. Como no toleran la traición hacen lo posible por ser responsables y fuertes, incluso al emitir sus opiniones. Se impacientan, son muy puntuales y sufren cuando pasa lo contrario. Les cuesta delegar porque deben confiar en otros y le aterroriza que le mientan.

Para sanar aprende a confiar y a «soltar» cuando las cosas no suceden como lo has planeado. Sanar esta herida implica permitir fluir con los procesos y comprender que no lo puedes controlar todo. Déjate sorprender, verás que bien se siente.

Si tienes otros tips que deseas aportarnos nos encantaría leerte en los comentarios y así apoyarnos entre todas.

Comparte en las redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *