Terapias con Mandalas

25 agosto, 2021

La creatividad es una de las formas más fáciles que tenemos para comprender nuestro propio mundo interior y reconocernos a nosotros mismos. Todos nos sentimos atraídos por los aspectos del ser humano, como el alma.

Trabajar con mandalas ayuda a la persona a fortalecer la conexión entre el “yo” consciente e inconsciente. La necesidad de dibujar mándalas, en situaciones de crisis, puede significar que la mente consciente está tratando de proteger al «yo» inconsciente.

Una ventaja muy importante de practicar con mandalas, es la revelación de aspectos propios con la ayuda de nuestro «niño interior», a través de la contemplación, el uso de crayones, colores y el ocio.

El método de arte terapéutico con mándalas es bastante eficaz pues se centra en la psicocorrección, rehabilitación y desarrollo, estás se pueden utilizar para:

– Corrección de estados emocionales y normalización de reacciones de comportamiento, coloreando mandalas ya confeccionadas, por ejemplo.

– Diagnosticar el estado emocional y el estado de ánimo real en las personas, coloreando un círculo blanco;

– Como forma de investigación de las relaciones grupales entre los niños, por ejemplo, creando mandalas individuales en un grupo con la posterior creación de una composición grupal;

– Como método de corrección de un problema específico, por ejemplo, coloreando un círculo que pueda simbolizar la escuela, el entorno del niño, la familia, la imagen de el mismo, las amistades, etc.

El método de la terapia de arte con mandalas, puede utilizarse en áreas de trabajo correctivo, de diagnóstico, rehabilitador, desarrollo y terapéutico tanto con niños, adolescentes y adultos. Estas áreas incluyen problemas de autoestima, desequilibrio interno, miedo a perder el control de uno mismo, depresión, agresión, hipersensibilidad o fobias. La asistencia con mandalas ayuda en la adaptación personal ante crisis personales de edad, problemas familiares y/o psicosomáticos, entre otros.

Muchas personas, al pintar por primera vez un mandala, suprimen una verdadera expresión abierta de sentimientos, piensan en cómo organizar y enfatizar mejor los colores para que la imagen sea armoniosa y hermosa. 

Sin embargo, cuando el «niño interior» despierta al proceso de creación, la “curación» comienza de inmediato, cada mandala es un producto de la creativa individual, creada en un momento y lugar específicos. Por lo tanto, siempre será único y nunca se repetirá exactamente.

Te invito a iniciar tu proceso de curación a través del método del arte con mandalas, dejando salir a tu niño interior.

Comparte en las redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *